Elementos comunes

Todas las aventuras, todas las historias, suceden de una manera diferente unas de otras. Con un inicio, nudo y desenlace distintos. Sin embargo, en muchas de ellas se pueden encontrar elementos comunes y esto ha sido un poco lo que me ha pasado desde que decidimos convertir Ara de Rey en una realidad. Quizás, la gente se anima más a contarte sus historias cuando creen que has podido vivir algo parecido a lo que han vivido ellos. Y es que no sentirte el único al que le pasan ciertas cosas, parece como que alivia, verdad?

Hace tiempo os contaba en un post de nuestra página de Facebook, que algún día me animaría a relataros un poco la historia de AdR “behind the scenes” y bueno, supongo que como pasa la inmensa mayoría de las veces, todo parece más sencillo de lo que realmente es. Y es que detrás del plato de un chef, por poner un ejemplo, hay años de su vida invertidos, de aprendizaje, de paciencia, de ganas, de esmero…

Pero este post, no lo escribo ni mucho menos para contar si ha sido más o menos complicado o para contaros que somos unas superheroínas por haber llevado este proyecto a cabo, para nada. Lo hago porque creo que puede ser interesante para alguien, porque al final, en todas las historias, hay esos elementos comunes que hacen que todos en algún momento hayamos sentido cosas como estrés, angustia, tristeza…

Hace un tiempo, como tantas otras veces, me visitaba un representante de una empresa de tejidos, para enseñarme su muestrario. Una práctica muy habitual en este mundillo. El comercial llega con su maleta y sabes que la próxima hora y media te la pasarás manoseando, estirando, arrugando, todas y cada una de las muestras que tienen en esa maleta que parece, mas que una maleta, el bolso de Mery Poppins.

Conversamos un rato, entre muestra y muestra y de repente, en un ataque de sinceridad por su parte, me dijo: “yo creo que estás loca, porque el trabajo que llevan tus prendas, la gente no lo va a valorar, hoy en día, eso ya no se hace…”

Este es un hecho puntual, pero podría contaros unos poquitos más en este sentido. Estoy segura de que algo así os ha pasado alguna vez. Es interesante escuchar consejos y quedarnos con los que nos harán bien. Pero, que nadie nos corte las alas. Nadie. Siempre que queramos hacer algo, habrá gente que opine que estamos locos por ello. Siempre, que queramos emprender o crear algo, nos encontraremos con muchos problemas. Siempre, habrá días que no serán fáciles y que los ánimos estarán muy bajos. Pero siempre, siempre que trabajemos duro por algo, obtendremos una recompensa.

Ahora, me acuerdo de la frase del representante y me encantaría enseñarle la cantidad de mensajes que nos enviáis, para contarnos vuestras impresiones sobre las prendas que habéis adquirido de AdR. Solo de pensarlos, se me pone la piel de gallina, porque no pueden ser más increíbles. Eso para nosotras, es el gran indicador de que merece la pena.

Nadie debe decirnos nunca donde están nuestros límites, porque nadie, (ni siquiera muchas veces nosotros mismos) sabe hasta donde somos capaces de llegar y de luchar. Nunca os sintáis un bicho raro, ni con menos suerte que otros, por encontraros problemas por el camino. Tarde o temprano siempre va a haber problemas que solucionar, así que los que nos vayamos encontrando nos harán mucho más fuertes y más sabios.

“No limits”

Zoe Rey

Zoe y Olga

Sin comentarios. Déjanos el tuyo: